La portada de Forbes Conmemora 100 años de CMI


50 AÑOS DE POLLO CAMPERO

La Unidad de Negocios Restaurantes Centroamérica cuenta con establecimientos propios en Guatemala, El Salvador y Costa Rica, así como con franquicias en Honduras y Ecuador. Pollo Campero, fundado en 1971, es su marca emblema. La compañía también cuenta con un formato de pollo frito para llevar: Pollo Granjero (Guatemala y Costa Rica) y Don Pollo (El Salvador).

Pollo Campero es una marca que cada cinco o 10 años se reinventa. A pesar de mantener su misma esencia siempre está en un proceso de innovación de los formatos de los restaurantes, sus productos y su tecnología, como por ejemplo una serie de apps y canales digitales.

Su arraigo es tal, que en 2006 comenzó́ su expansión a Asia (Bahréin, de donde salió en 2019), Europa (España e Italia) y Estados Unidos (donde está desde 2002).

De hecho, la Unidad de Negocios Pollo Campero USA es una de las grandes apuestas de CMI Alimentos. En un inicio fue una marca nostálgica, pero la empresa pretende convertirla en un jugador relevante en la Unión Americana.

Actualmente cuenta con 79 restaurantes y es una de las marcas medianas con mayor potencial de crecimiento en su segmento, por lo que su objetivo es duplicar su número de locales en los próximos cuatro o cinco años.

Una vez que se consoliden las empresas que tiene en la actualidad, en un horizonte de entre tres y ocho años, CMI Alimentos analizará su expansión hacia otros mercados de la región andina. La idea es que esto ocurra alrededor de las 28 líneas de negocios que ya tiene.

LOS BRAZOS DE CMI

Entre 2015 y 2017, los directivos y accionistas de la empresa comenzaron una reflexión en torno a las dimensiones de la organización, la huella empresarial que tenía en cada negocio y en los diferentes países, así como en el enfoque estratégico que necesitaban para abordar la siguiente etapa de crecimiento.

Como producto de ese análisis se tomó la decisión de conformar dos agrupaciones de negocios: CMI Alimentos y CMI Capital (divididas en unidades de negocios). Esto implicó una reconfiguración de la organización a nivel de gobernanza, que consistió en encargar la dirección de las agrupaciones y las unidades de negocios a ejecutivos que no eran de la familia.